Eneko es tan grande que no necesita hablar ni escribir para reflejar los pensamientos y angustia de muchos trabajadores y usuarios de programas de Atención Social.

Fuente: Eneko se mueve