Y Moratinos clavó su rodilla en el suelo y con voz romántica le pidió la nacionalidad a Aminatou…

Aminatou Haidar lleva 13 días en huelga de hambre. Está en el aeropuerto de Lanzarote. Marruecos no quiere que vuelva desde EEUU, donde fue  galardonada con el Premio Coraje Civil 2009 de la Fundación Train por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara occidental.

Esta mujer (la pasionaria saharaui como le denominan algunas personas) y el resto de su pueblo, sigue esperando el prometido referéndum de autodeterminación.

Después de que España y Marruecos comerciaran con su futuro  en los años 70 y les enviará a las zonas más duras y menos aprovechables del desierto, la mayoría de saharauis se refugiaron en campamentos dentro del territorio argelino. Por este motivo, estas personas tienen pasaporte argelino o marroquí pero reclaman su nacionalidad, aquella que les ha prometido la ONU.

Pero los países que nos consideramos grandes queremos resolver los problemas desde nuestro pedestal… a lo grande. Y por eso una de las respuestas de nuestro gobierno, es ofrecerle la nacionalidad española.

Me resulta curiosa esta actitud, máxime cuando he trabajado con numerosos saharauis que han debido peregrinar de ventanilla en ventanilla administrativa, para intentar regularizar su situación. Con pasaporte en mano, siempre enseñaban sus amarilleados papeles españoles. No se identificaban con ninguna nacionalidad pero estaban en España y reclamaban los derechos de ciudadanía, aquellos que les impusieron a sus padres. Pero en este país de países llamado España, según la autonomía y/o la sensibilidad de la persona funcionaria a este respecto, el resultado era y es muy dispar: reconocimiento o no de nacionalidad, posibilidad o no de admitir la  solicitud de asilo y obtener un autorización por residencia en circunstancias excepcionales. En definitiva, posibilidad o no de ser  considerados ciudadanos con derechos en este, su antiguo país.

Pero no quiero desviar la atención de lo que pretendía escribir.

Sr. Moratinos su intención es buena pero la resolución de este problema requiere de otro enfoque. A saber:

1.- ELLA NO QUIERE SER ESPAÑOLA, ELLA QUIERE VOLVER JUNTO CON SU FAMILIA que esta en territorio saharaui ocupado o, dicho de otra forma, en Marruecos.

2.- Ella es SAHARAUI y quiere que se reconozca su nacionalidad, no que le regalen otra.

Más información:

Historia del conflicto de sáhara

Guerras olvidadas: Sáhara

Todos con el Sáhara

Sahara press service

Dicho en la blogosfera:

Eneko. Representación gráfica

Lápices para la paz