Querida amiga, si has llegado hasta aquí quizás sea porque has buscado “violencia” “mujer” “violencia de género” “maltrato”… Quizás lo has buscado porque eres un profesional en esta materia o, porque piensas que puedes estar sufriendo algún tipo de violencia o maltrato. Quizás quieras buscar información. Tal vez quieras ayuda… Si es así, sigue leyendo, por favor.

Amiga, perdona que te hable con tanta familiaridad ya que no te conozco y, probablemente, no hayamos cruzado más que alguna mirada en el metro, quizás un saludo en el vecindario, tal vez compremos el pan en la misma panadería o quizás  tus hijos vayan al colegio cercano a mi casa… pero aún así, a pesar de la poca cercanía entre nosotras, quiero considerarte mi amiga porque quiero decirte algo importante.

Amiga, cada vez que te insulta, cada vez que te mete miedo, cuando te amenaza o te pega, te está agrediendo.

Él o ella te están marchitando la vida aunque tu no lo veas. Es un proceso lento y poco visible … Quizás  solo para aquellas personas que queremos mirar más allá de tus ojos o de ese moratón que parece no curarse nunca.

Piensas que es algo normal entre parejas, al fin y al cabo ¿Quién no discute? Crees que  habrás hecho algo, tal vez piensas que lo hace por tu bien…. Pero no es así, lo lamento amiga. 

En una pareja hay comprensión, amor… Cuando hay conflictos se intentan solucionar dialogando. Por eso, no es normal que te insulte, que te amenace o que te levante la mano por llevar falda, por volver tarde a casa, por no preparale la comida o, por la razón que quiera esgrimir para excusar su comprotamiento.

Es un enfermo. Tu pareja es un enfermo y tu no le puedes ayudar. Lo siento amiga, pero así es. Por eso te pido que pienses en tí, quizás en tus hijos, pero sobre todo en tí.

No va a acambiar. Te pide perdón y jura que no lo volverá a hacer pero lo hará. Quizás soy muy directa pero las verdades entre amigas se dicen de frente, aunque duelan.

No esperes más amiga. No dejes que haya una nueva bofetada, no dejes que te empequeñezca diciéndote que eres inútil. No  lo eres. Tampoco eres cobarde. Una persona que es capaz de aguantar eso por amor, nunca puede ser cobarde.

Aprovecha esa fortaleza, grita, llama al 016.

Denúnciale…. Te habrás ayudado y posiblemente a él también.

Amiga, espero que si no puedes hacerlo tu, lo hagan aquellos que tienes más cerca y que seguro te quieren.

Tolerancia Cero. No seamos cómplices de la violencia de género.

¡¡Ayúdate – Ayúdale!!