Llevo unos dias escaqueandome de ver las noticias… no me puedo creer que hasta en los titulares se anuncie paso a paso, el crimen de Marta del Castillo como si se tratara de un capítulo de una serie.  Periódicos, televisiones, pag web…..

¿Y por qué es necesario desgranar tanto una noticia? Dicen que es por la necesidad de informar al espectador… (algo así como el “Para los niños” de Gloria Fuertes).

Pero en periodismo, que yo recuerde, es necesario contestar a varias preguntas:

– El qué

– Quién

– Dónde

– Cuándo

– Cómo

Sin embargo, parece que aún con todos los días que han pasado y todas las horas que se han dedicado a esta noticia, no se ha contestado suficientemente a todas estas cuestiones.

Y es que, en los tiempos que vivimos, las televisiones se muestran ansiosas por captar audiencia y se esfuerzan en darnos lo que los espectadores parecemos demandar…. El caso de Mari Luz entró tan bien en las casas que hasta la miniserie creada ad hoc fue un éxito de share…..

¿Pero realmente queremos esto como espectadores? No, yo creo que no. ¿Hasta dónde debe llegar una noticia? ¿Dónde acaba la noticia y dónde empieza el morbo? ¿Qué dice el código deontológico de los periodistas en estos casos? ¿Todo puede valer? 

En este caso, los “periodistas” se están centrando en el “Cómo fue”.  No comprendo ese esmero en recrearse en cada detalle de cómo se realizo el asesinato  (¿Han enseñado ya el cenicero? ¿No? les doy 3 días más), incluyendo biografías explicativas de quiénes y cómo eran sus asesinos para que todos entendamos nuevamente el cómo y, si es posible, el por qué (sin comentarios). 

Dentro de esta locura televisiva he llegado a escuchar que un telediario sacó imágenes del asesino limpiando cristales…. Y me pregunto ¿Dónde encaja esa información en las preguntas que todo periodista debe resolver? 

Pero no aprendemos de nuestros errores y cada día me sorprendo de esa profesión que sin duda, es necesario reciclar…

Sé de lo que hablo. El día en que decidí no ser periodista fue el día en que tuvimos que enterrar a unas primitas de mi padre que vinieron a pasar las vacaciones a casa de otros familiares y murieron ahogadas de forma trágica. Recuerdo cómo se aprovecharon del dolor de sus tíos y tutores en ese momento, de  la necesidad de buscar culpables, de sus hipótesis, del ansia de saber y de las fotos  que querían obtener (incluídas la de sus cuerpecitos en los ataudes el dia de su entierro). Y después, cuando pensaron que todo estaba contado y fotografiado, se fueron a otra cosa, sin despedirse, como un león después de devorar lo que le interesaba de su presa.

Pensé entonces y pienso ahora que para transmitir una información, no es necesario recrearse en determinados detalles ni en explotar a los familiares o amigos de las víctimas.

Y me alegra saber que no soy la única:

grupo facebook contra circo mediático

Cómo montar un circo mediático. Mi mesa cojea

500 mentes inquietas y enfadadas. La huella digital

Periodismo de verdad frente al periodismo basura. flash de cámara

Otro éxito de quienes venden morbo informativo. Im- Pulso

El tramoyista prefiere el amarillo (chillón). Migramundo

Todo no vale. Opiniones

Anuncios