Soy un moro judío que vive con los cristianos, no se qué dios es el mío ni cuales mis hermanos.
No hay un muerto que no me duela, no hay un bando ganador, no hay nada más que dolor y otra vida que se vuela.
La guerra es muy mala escuela, no importa el disfraz que viste
perdonen que no me aliste bajo ninguna bandera.
Vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste.
A nadie le di permiso para matar en mi nombre,
un hombre no es más que un hombre,
y si hay dios así lo quiso
el mismo suelo que piso seguira,
y yo me habré ido.
Rumbo también del olvido
no hay doctrina que no vaya.
No hay un pueblo q no se haya creido el pueblo elegido.

Se trata de una canción del gran Jorge Drexler… se puede decir más alto pero no más claro. Da igual que se trate del Congo, Darfur, Gaza, Sahara…. una vida es una vida y no hay nada más valioso que conservarlas.
La canción se llama la milonga del moro judío. Disfrutadla!!!
Anuncios