Dice el señor Berlusconi (que por cierto se está ganando a pulso que retire lo de señor), que para evitar las agresiones sexuales es necesario sacar a tantos soldados como mujeres guapas haya en la bella Italia .

Y me pregunto yo si hay que hacer lo mismo (es decir, sacar igual de soldados), por cada hombre guapo o por cada niño/a guapo/a que exista. Y es que, si ahora va a resultar que los guapos/as van provocando, la enfermedad mental que le achaco a cada persona que agrede sexualmente a otro/a, la va a tener el presidente de Italia.

Por cierto que lo mismo Berlusconi tiene otra excusa genial para explicar que profesores religiosos hayan violado a mas de 70 niños sordomudos en Verona. Desde luego, como dice Mi mesa cojea, dejen ustedes tranquilos a los niños. Y yo añado, Berlusconi, cállese y deje en paz al resto de la humanidad. O mejor, ya que usted tiene tantas operaciones de estética, métase en la misma habitación con unos cuantos de esos y nos dice si opina lo mismo al salir.