El post de hoy iba a tratar sobre el compromiso del gobierno español de destruir las bombas de racimo en un plazo inferior a 8 años. Pero me temo que hoy, no va a ser así.

Aprovecho este pequeño y humilde espacio para gritar tan alto como grandes puedan escribirse las letras que ME DAIS ASCO, SOIS ASESINOS Y ME AVERGUENZA QUE SEAIS VASCOS porque el único fin de vuestra existencia es la sangre vacía de contenido y llena de ignorancia por más que querais engarnos y engañaros con que lo haceis por nuestro bien y en nuestro nombre.

Descansa en paz Ignacio, las personas que continuamos vivas, lo haremos cuando veamos a estos asesinos en el único lugar donde deben estar: en la cárcel.