Profesores jubilados diseñan tecnología en la India para mejorar la calidad de vida de la población. Fuente canalsolidario

Conocidos también como sabios, forman parte del Centro de Tecnologías Aplicadas (CAT), una institución sin animo de lucro en la que voluntarios jubilados trabajan para la difusión de la tecnología rural.
Este grupo de sabios ha ideado unas cocinas de barro sin humos de las que ya han distribuido entre las familias más pobres más de 60.000, ya que las mujeres cocineras sufren mucho en India de problemas respiratorios y oculares.

También han desarrollado unas letrinas sanitarias, cuyos restos se mezclan con ceniza y luego son reutilizados como abono.

Además, cuando se produjo el tsunami, que dejó en India más de 8.000 muertos, según fuentes locales, los sabios del CAT se dieron cuenta de que los efectos de los maremotos se podían minimizar con una planta llamada ‘mangrove’. Así, decidieron criarlas en maceteros de barro hasta su plantación definitiva en las playas, donde hoy se encuentran 48.000 plantas.

El presidente del CAT, el doctor A.M. Selvaraj, explicó a una delegación de Manos Unidas que viajó a la zona, la evolución de un proyecto de construcción de 110 depósitos de almacenamiento de agua y cien plantas de biogas, del que ya se han beneficiado 32 familias en la localidad de Alankotai pagando sólo la tercera parte de lo que vale el tanque (15.000 rupias, unos 275 euros).

Una caja de cartón rellena de heno para terminar de servir la comida y mantenerla caliente (que supone un ahorro de unas 250 rupias al mes por familia) o una cocina solar (que en una hora cocina un kilo de arroz sin gasto alguno) fueron otros inventos mostrados por los sabios.

Nota personal: Si fuera Txiki Benegas, sentiria verguenza al leer esto