Leo en el periodico El pais: “Una niña de nueve años “da con frecuencia mejor resultado en la cama que una joven de 20”.

Esta practica de matrimonio infantil, es habitual en determinados paises arabes o sudafricanos. Pero el jeque marroquí Mohamed Ben Abderrahman Al Maghraoui, lo defiende y legaliza a traves de una fatua (edicto islámico). Añade ademas “Nos han contado, y hemos constatado, que las niñas de esa edad dan mejores prestaciones que las mujeres adultas”.

Los efectos que puede crear un acto asi en poblacion volcada con la religion islámica, más aun en zonas rurales donde las mujeres tienen menos derechos y la poblacion mayores tasas de anafalbetismo, no es otra, que la de la obediencia a la religion y, en este caso,  la vulneracion de derechos fundantales de estas niñas. Estas personitas, dejan de acudir a la escuela, deben compartir casa y cama con un hombre que, en ocasiones, tiene 20, 30 o 40 años mas que ella, y , no menos importante, carecen de derecho a elegir, a ser , a pensar, a querer….Porque, segun parece, las mujeres como los coches, proporcionamos prestaciones y, el hecho de nacer niña y tener 9 años, te convierte en el ferrari del matrimonio.

Segun informa el pais, su pronunciamiento ha provocado un gran escándalo en Marruecos, pero hasta la fecha no ha habido ninguna reacción de las autoridades. El teólogo radical fundamenta su edicto en el ejemplo del profeta Mahoma. Aicha, recuerda, tenía sólo seis años cuando se convirtió en su prometida aunque no se casó con ella hasta que cumplió los nueve.

La nueva ley marroquí, que entró en vigor en 2005, estipula que la edad mínima para contraer matrimonio es de 18 años y dificulta mucho la obtención de derogaciones, pero su aplicación tropieza con muchas trabas en una sociedad marcada por el conservadurismo o con el minoritario deseo pedofílico encubierto de teología.

Para evitar la proliferación de fatuas, el Consejo Superior de los Ulemas (doctores de la ley islámica) asegura que sólo sus miembros están colectivamente habilitados para pronunciarlas. Sin embargo, aun no se ha actuado de oficio ante un edicto que aboga por incumplir la ley.

En Marruecos, habra abogados que intentaran denunciar estas fatuas para derogarlas. Me temo, no obstante, que no será asi en otros paises como Afganistan. Este pais,  es uno de los peores para nacer mujer, por la inexistencia de derechos femeninos. Cuando un hombre pierde una apuesta, su hija debe casarse con el ganador. Muchas de estas niñas, violadas, golpeadas, maltratadas, se autoinmolan, rociandose de gasolina, para escapar de ese horror porque la negativa, puede suponer la lapidacion.

El proyecto ARIANA de la asociacion catalana ACAF, da apoyo psicosocial a las mujeres autoinmoladas. En su documental, las hijas del silencio, se habla de esta situacion.

Como advierte WOMANKID, Afganistán está registrada como el 4 º país más pobre del mundo. Está demostrado que la pobreza y el analfabetismo, equivalen a vulneracion de derechos humanos y, cuando de vulneracion se trata, la desigualdad entre generos, provoca que sea la mujer la que se lleve la peor parte.

En Afganistan, el 80% de las mujeres son analfabetas, el 4% de las niñas menores de 18 años están casadas, 15000 mujeres mueren cada año por causas relacionadas con el embarazo y unicamente el 2% de las mujeres afganas tienen tarjetas de identidad. Es decir, el 98% carecen de identidad oficial por lo que son invisibles.

Recuerdo el caso de una niña de 11 años, obligada a dejar la escuela para casarse con un hombre de 40. La foto que dio la vuelta el mundo y que se adjunta al final del post, sirvió para poder relanzar las campañas a favor de los derechos de la infancia, sobre todo la de niñas que, a los 9 o 10 años, se convierten en niñas-esposas y niñas-madres, contra su voluntad.

UNICEF señala que 82 millones de niñas que ahora tienen entre 10 y 17 años estarán casadas antes de cumplir los 18. Aparte de Afganistán y los países mencionados, los matrimonios infantiles son comunes en la India, Yemen, Nepal, Etiopía, Chad y otros países africanos.

Las niñas y adolescentes africanas además son más vulnerables al VIH porque una creencia ancestral sostiene que los hombres enfermos pueden sanar si se acuestan con una virgen, algo que sólo contribuye a extender el sida en el continente negro. En ocasiones, obligar a una niña a casarse, supone disminuir el riesgo de un ataque sexual, debido a la importancia dada a la virginidad.

¿Qué podemos hacer? ¿se trata de cultura, de costumbres? ¿Cuál es el limite entre las costumbres, la religion y los derechos? ¿Se vulnera el derecho de un pais cuando se imponen ciertas conductas occidentales? Bueno, supongo que, como en el caso de la ablacion genital, el derecho de un pais debe quedar relegado al derecho de libertad y de seguridad de cada uno de sus ciudadanos. En este caso, debe primar, sobre la tradicion, la carta de derechos humanos y de la infancia (ver aqui).  De cualquiera de las formas, la ONU, comienza a movilizarse para erradicar la violencia sexual. Y, bajo mi opinion, el matrimonio por la fuerza y, más aun, con edades inferiores a 18 años, se encuentra bajo esa definion de violencia. Porque, cuando una niña es comparada con “un objeto que proporciona prestaciones ” y, casi siempre “prestaciones  sexuales”, deja de ser considerada persona y pasa a ser un bien material.

La niña afgana prometida con un hombre, premio Unicef

Anuncios