Es curioso esto de los blogs … escribimos nuestros pensamientos, nuestra forma de ver las cosas, algunas veces instruimos o recordamos pequeñas pinceladas de aquellas cosas que nunca nos da tiempo a leer en esta sociedad de la informacion rápida y cambiante …

Y entramos en nuestra página con la vana esperanza de ver cuantas personas nos han leido y cuantas nos han dejado algun comentario.

La verdad es que hablando con personas cercanas a mí y que están ajenas a los blog, me dicen que “no te voy a dejar un comentario” (qué crueles :-)) porque si quieren saber lo que pienso sobre algo, solo necesitan llamarme o tomarse un cafe conmigo para que se lo cuente (odio ser tan transparente).

No les falta razon pero ¿podrían ponerme un comentario, no?

Y es que, en cierta forma, los blog son fruto de una necesidad de tener que compartir lo que cada uno/a de nosotras pensamos o sentimos, un ansia de querer dejar una huella, de querer aportar… son un instrumento para decir “eh! estoy aquí!!”.

No sé como serán esos beer and blog pero como esten llena de gente superinteresante voy a tener que volatilizarme…..

Para mi, escribir supone una pequeña terapia en la que “vomitar” todo aquello que me atormenta, una especie de catarsis a partir de la cual quedo en paz conmigo misma y con lo que me rodea.

Quizás sea cierto que nuestras inseguridades hacen que necesitemos refuerzos, palmaditas y atenciones. Para mi este blog  es como la astronomía, una forma de sentirme una pequeña parte de un algo inmenso, donde mi persona y todo lo que le rodea, se encuentran en el punto justo en el que deben de estar.

De esta forma, consigo sobreponerme a muchas de mis frustraciones diarias, problemas o anhelos, sabiendo que, en la gran inmensidad de la red y del universo, soy solo eso, una minima parte.

Sea como fuere, señores y señoras conocidos y conocidas, manden ustedes su comentario…. En fin, que no hay forma de desvirgar este blog.